miércoles, 1 de agosto de 2018

Pequeña crónica Pirenaica ilustrada y más cosas...

Queridos Retaleros,

Acabo de volver del Festival Pirineos Sur y tengo jet-lag de calor: he pasado de dormir en camisón y edredón a abrazarme a la nevera para calmar la temperatura. Esto es un sinvivir¡

Y es que mirad, mirad y tratad de imaginar cómo he podido renunciar a semejante paraíso y tener que volver al reino del asfalto hirviente:


Esto es lo que veía desde mi dormitorio. Precioso, verdad? Menos cuando el gallo se ponía a cantar al alba y el rebajo de ovejas le hacía coro. Y se tiraban horas, que el ganado pirenaico es de insistir, no sea que algún jipi no se hubiera despertado...


Aquí, una visión del interior de nuestra carpa. Todo ideal, fresco, mono, menos el olor a cebolla pochada que nos acompañaba desde las 11 de la mañana hasta medianoche. Non stop. Todo el día con hambre...


Exterior. Luz día. Al fondo, la taberna alemana que nos inducía al engorde.


Señor tatuado modo ligero. En Pirineos Sur se estilan los looks ultra tattoo, botas de montaña y atuendo negro con poco historia de plancha. Este caballero debía ser de Cuenca, a juzgar por la cantidad de piel intacta que luce.

Allí todo el mundo camina. Mucho. Tiran pa´l monte y suben hasta que se se acaba la montaña, que ya os lo digo, es mucho andar. Todo el mundo y luego estaba yo. Que un día me arranco y le digo a mi costillo "vamos al salto". "Vamos, pero con el salmorejo en la mochila", dijo él. Y pues emprendemos camino al salto, que es un paseito por el bosque hasta que llegas a una cascada remona y con su agua gélida del deshielo que aquello es para que se laven los inuits por lo menos.

Pero claro, yo no llevaba ni botas de montaña ni tatuajes, y eso se paga en los Pirineos. Como era una vereda sin aparente dificultad, me puse un vestidico de algodón  (negro, eso sí) y unas sandalias (del Decathlon, porque las Jimmy Choo no pegan) y no llevábamos ni 10 minutos cuando empezó a llover y granizar de una forma que me veía volviendo a nado... pero cuánto barro se puede acumular en un sendero, por dios¡¡ Y cuánta agua puede absorber un vestido de algodón... cuantísima¡¡¡

Mi fascitis plantar, el salmorejo, mi costillo y yo volvimos corriendo como si nos persiguiera un jabalí hambriento. Era para vernos. Brincando y saltando sobre las piedras, daba gloria el espectáculo que dábamos, especialmente yo, que parecía batman en el diluvio universal.

Cuando llegamos a casa y conseguimos secarnos dije "hasta aquí ha llegado mi experiencia montañera". Y es que el deporte no es tan bueno como lo pintan, amigos retaleros...

De lo que es la feria en sí, hay mil anécdotas que os las iré contando para no aburriros... pero nos lo hemos pasado bomba¡

Recién aterrizada, voy retomando el pulso del taller y hoy he actualizado las clases y talleres...



Tenemos un montón de talleres programados:

- Huipil o blusa Frida, el 2 y el 16 de agosto
- Kaftán el 2 y 16 de agosto
- Kimono, el 9, 23 y 30 de agosto
- Blusa Isabel, el 9, 23 y 30 de agosto
- Alpargatas,  el 18 y 25 de agosto y el 15 y 29 de septiembre.

Además, aún quedan plazas para el intensivo de costura (4 clases, sólo en agosto) y acabamos de lanzar la nueva convocatoria para las clases mensuales de costura y patronaje que empezamos a mediados de septiembre y hemos sacado un día nuevo: los jueves¡

Si tenéis alguna duda, podéis llamarme al 615621826 y os trataré de aclarar lo que necesitéis.

Y como tenemos que hacer huequito para lo nuevo que está en camino, este sábado y durante todo el mes de agosto, tenemos REBAJAS¡¡¡¡

Telas desde 12 euros la yarda, tenemos todos los algodones rebajaditos... y los vestidos, alpargatas, mochilas, bolsos... todo¡ te vienes a vernos???



Ojo, que abrimos a las 12¡¡¡ y estaremos hasta las 20, 20.30h ininterrumpidamente...

Sí, las telas de Frida (las que quedan¡) también están rebajadas, y las japonesas, y las de flamencos... todas¡¡¡

Cuéntaselo a tus amigos y venid a verme al taller¡¡¡

Un beso, queridos¡