lunes, 23 de marzo de 2015

DIY Rodilleras molonas¡

Mi hija tiene 5 años y le encanta revolcarse en el parque como si fuera un soldado en plenas maniobras. Pero además de traernos en los bajos de los vaqueros y dentro de los zapatos tierra para plantar un par de macetas, es una auténtica experta en dejarse las rodillas al descubierto, a lo punk, rajadas de lado a lado.

Si tenéis hijos, seguro que os suena esto, ¿verdad?

Pues os traigo una solución baratita, que podéis hacer cualquiera sin necesidad de coser (más que el remiendillo del roto) y la mar de chula¡¡

Unas RODILLERAS MOLONAS¡

No necesitas más que el vaquero en cuestión, un retal estampado divertido, friselina de doble cara (es una tela adherente que se pega con el calor de la plancha y que tiene un papel cebolla por una cara y otro más fino por la otra que iremos despegando cuando toque) y ponerte a recortar.

1.- Dibuja en un papel la plantilla que quieres hacer para hacer la rodillera. Puede ser el óvalo clásico, un corazón, cuadrado, rectángulo, una nube, estrella... cualquier forma que te tape el roto.

2.- Calcula un trozo de la friselina suficiente para que quepa sobradamente (deja márgenes alrededor) la plantilla y recorta un tamaño similar aunque ligeramente más grande de la tela escogida.

3,. Plancha despegando el papel cebolla de la friselina sobre la cara trasera de la tela (la que no se va a ver), fija bien la friselina con la plancha sin arrastrarla sobre la superficie sino posándola, dejándola actuar unos segundos y levantándola, hasta que estemos seguros que está bien pegada.

4.- Calca la forma de la plantilla usando un lápiz repasando los contornos sobre la friselina pegada, en el otro papel más finito y luego recorta bien la forma. Si lo haces con una tijera de zigzag, quedará perfecto. Si no, no pasa nada. Ahora tendremos una forma que por una cara se ve la tela estampada y por la otra, la friselina con el segundo papel.

5.- Despega el segundo papel y ahora plancha la forma sobre el remiendo a tapar, cuidando que quede centrada, y de forma que nos guste.Asegúrate que está bien fijada por las orillas.

Y listo¡¡

Así me quedaron las mías...



Aunque ahora hay un montón de tiendas que venden muy barato y es fácil caer en la tentación de comprar unos nuevos por no ponerte a hacerlo, os sugiero que lo intentéis.

No sólo os vais a divertir, sino que con este pequeño gesto colaboráis a reciclar y a no incrementar más residuos que cuesta un montón tratar y eliminar, ¿os dais cuenta?

Y no digamos lo que les gusta a los peques, la mía siempre me pide estos vaqueros desde que le puse sus rodilleras pirata.

Estrenarán un pantalón súper original y único, customizado por su orgullosa madre (o padre).

Cuando veas el resultado seguro te animas a poner parches en un montón de sitios más.... Ya me contarás¡